viernes, 10 de noviembre de 2017

FOBIAS, ASMA, ATAQUES DE ANSIEDAD y ALERGIAS: Reacciones de una programación mental



Curiosamente, las fobias, el asma, los ataques de ansiedad y las alergias son condiciones presentes en un elevado porcentaje de la población, pero realmente no se le presta la debida atención para solucionarlas.  

El comportamiento normal de las personas que las sufren, es evitar la exposición a los agentes externos detonantes de estas reacciones.  Si bien es cierto que así evitan la reacción, también es verdad que limitan sus vidas.  Por ejemplo, una persona que sufre claustrofobia, hará todo lo posible por no tener que enfrentar el malestar que le produce el permanecer dentro de cualquier lugar cerrado, ya sea un avión, un ascensor o una sala de conciertos.  Con esta actitud, puede ser que sienta que tiene su fobia bajo control, pero realmente se está privando del disfrute de una serie de experiencias increíbles en su vida.  

Otra solución que pueden encontrar estas personas, es inhibir las respuestas de su organismo, consumiendo algún tipo de droga, como ansiolíticos o antihistamínicos, que mantenga las respuestas reactivas de su cerebro en un nivel controlado.

Sólo tenemos que entender que las fobias, el asma, los ataques de ansiedad y la mayoría de las alergias, normalmente tienen su origen en una programación mental, sucedida en un momento en que la persona estuvo sometida a una situación de alta intensidad emocional y por casualidad, justo en ese momento, estuvo presente el agente externo que le produce la condición.  Esto en la Programación Neurolingüística se denomina "Anclaje".  

Un "Anclaje" no es más que una programación mental de una respuesta, condicionada a un factor externo.  Así como lo explica el experimento del condicionamiento clásico de Iván Pavlov, quién sonaba una campana cada vez que le daba de comer a un perro.  Con el tiempo observó, que con el solo hecho de sonar la campana, sin presentar el alimento, el animal comenzaba a salivar porque asociaba el sonido de la campana con la comida.  

Nuestro cerebro percibe todo lo que nos sucede y todo lo que nos rodea, a través de nuestros cinco sentidos.  Pero lo que hace la diferencia en cómo fijamos esos recuerdo en nuestra memoria, es a través de las emociones.  A menor carga emocional, menos recordaremos el evento, a mayor carga emocional más grabada quedará en nuestra memoria.  Este fenómeno sucede porque nuestra mente necesita clasificar de alguna manera los recuerdos en nuestra memoria y lo hace por orden de importancia.  La forma en que nuestra mente identifica el grado de importancia que tiene un evento para nosotros, es por su intensidad emocional.  Si algo nos importa nos emociona, para bien o para mal, pero si algo no nos importa, no nos produce ninguna carga emocional, por lo que nuestro inconsciente lo descarta o lo clasifica entre los últimos recuerdos.

Por esta razón, cuando vivimos con mucha intensidad emocional un suceso, como una discusión, un susto, un accidente o cualquier situación que nos haya impactado, nuestro inconsciente rápidamente registra todos los elementos de la escena con una prioridad de importancia "muy alta", incluyendo factores externos que muchas veces ni siquiera hemos notado, de manera consciente, de que estaban allí en ese momento. Un ejemplo de esto puede ser el polen en el ambiente, supuesto causante de tantas alergias.   

A partir del momento en que la información fue clasificada como de importancia "muy alta", cada vez que nos exponemos a ese agente externo que almacenamos por casualidad, disparará en nuestro cerebro una respuesta corporal asociada a la que tuvimos en aquel momento. Nos sucedes exactamente lo mismo que al perro de Pavlov cuando escucha la campana.  

Es por esto, que probablemente el polen te produzca una reacción en tu cuerpo cuando antes no te sucedía, o que de repente los lugares cerrados o con mucha gente te generan ansiedad, o cuando haces un poco de actividad física y tu corazón se agita, sientes que te ahogas porque te produce un ataque de asma.   Todas estas, son respuestas condicionas a ciertos "Anclajes" producto de una programación mental.


¿Cuál sería una solución efectiva?  

La Hipnosis Clínica y ciertas técnicas de Programación Neurolingüística son maravillosas soluciones por sus resultados tan rápidos y efectivos.  Son técnicas que en menos de media hora, se encargan de disolver ese anclaje en tu programación mental.  Después de aplicarlas, si te expones de nuevo al factor externo detonante, tu inconsciente ya no encontrará la asociación con aquel evento doloroso y ya no tendrás la respuestas corporales que antes te producía.  

Sé que esto es un tema que crea mucho escepticismo.  Yo misma era incapaz de creerlo hasta que comencé a probarlo conmigo misma y con otras personas.  Me quedé maravillada con los resultados.  Es tu decisión si quieres creerlo o no,  pero si estás viviendo de forma limitada intentando evitar estas reacciones involuntarias de tu cuerpo, te invito a que pruebes estas técnicas  y tú mismo verás los resultados. 

Si quieres más información de forma privada, puedes escribir a mi dirección de correo electrónico: [email protected]


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría conocer tu opinión. Por favor, escribe tu comentario aquí...

El ejemplo como legado para tus hijos

Como padre o madre, normalmente,queremos lo mejor para nuestros hijos. Soñamos con un futuro lleno de éxito y felicidad para ellos. ...